Coronación de la Virgen

Santa María, Madre de Dios, conservadme un corazón de niño, puro y transparente como una fuente.
Obtenedme un corazón simple,que no sepa saborear las tristezas, un corazón magnífico en el darse, tierno en la compasión.
Un corazón fiel y generoso, que no olvide ningún bien, y que no conserve rencor de ningún mal.